La fibrosis hepática es la acumulación de cicatrices fibrosas y duras en el hígado. La formación de cicatrices es una respuesta normal del organismo ante las lesiones, pero cuando se produce fibrosis, este proceso curativo se vuelve dañino. Cuando los hepatocitos (células funcionales del hígado) sufren daños debido a infecciones con un virus, abuso del alcohol, toxinas, traumatismos u otros factores, el sistema inmunológico se activa para reparar los daños. La lesión o muerte (necrosis) de los hepatocitos estimula la liberación de citocinas, factores de crecimiento y otras sustancias químicas por parte de las células inmunitarias inflamatorias. Estos mensajeros químicos activan el funcionamiento de los hepatocitos estrellados, unas células de soporte situadas en el hígado, para que produzcan colágeno, glucoproteínas (tales como la fibronectina), proteoglucanos y otras sustancias. Todos estos elementos se depositan en el hígado, provocando la acumulación de matriz extracelular (tejido conjuntivo no funcional). Al mismo tiempo, se altera el proceso de descomposición o degradación del colágeno. En un tejido sano, existe equilibrio entre la síntesis (fibrogénesis) y la degradación (fibrólisis) del tejido matricial. La fibrosis aparece cuando el tejido se acumula a un ritmo más rápido del que puede ser degradado y eliminado por el hígado.

CategoryFibrosis

© 2018 - Medbiblos por Targetblank