Una nueva investigación publicada en la revista Brain ha revelado que las primeras imágenes porresonancia magnética (IRM) se pueden utilizar para predecir los resultados a largo plazo en las personas con Esclerosis Múltiple remitente recurrente (EMRR).

En el estudio, los investigadores  analizaron las imágenes de resonancia magnética realizadas cuando las personas fueron diagnosticadas por primera vez con síndrome clínico aislado (SCA). Las personas con SCA han experimentado un episodio de síntomas neurológicos, y a menudo son diagnosticadas con Esclerosis Múltiple.

15 años después de que se tomaran las imágenes de resonancia magnética por primera vez, los investigadores evaluaron la discapacidad de los participantes, utilizando medidas que incluyen la Escala Expandida del Estado de Discapacidad (EDSS).

Los investigadores descubrieron que estas primeras exploraciones de resonancia magnética contenían signos de progresión futura. Descubrieron que el daño temprano en la médula espinal era una señal de que las personas tenían muchas más probabilidades de desarrollar la Esclerosis Múltiple progresiva secundaria (EMSP). Y tener una resonancia magnética de la médula espinal no solo ayudó con el diagnóstico, sino que también dio una idea del nivel de discapacidad que una persona probablemente desarrollaría en el futuro.

Los investigadores también encontraron una asociación entre las lesiones observadas en el cerebro en el momento del diagnóstico con SCA, y las capacidades físicas y cognitivas de una persona más adelante en la vida…

Fuente>>

© 2018 - Medbiblos por Targetblank