La esclerosis múltiple, caracterizada por una creciente debilidad muscular y parálisis, cuenta con una serie de tratamientos que ayudan a refrenar la progresión de la enfermedad cuando se utiliza en las primeras etapas de la misma. Pero los tratamientos actuales difícilmente pueden revertir el daño que ya se haya hecho en las neuronas. Los resultados de un nuevo estudio sugieren que el ácido ursólico, un compuesto que se encuentra en la piel de frutas como la manzana, así como en algunas hierbas, puede reducir el daño adicional a las neuronas, y también ayudar a reconstruir las vainas protectoras que cubren las neuronas, revirtiendo ese daño en concreto.

Esta investigación es obra de un equipo integrado, entre otros, por Guang-Xian Zhang, Yuan Zhang y Abdolmohamad Rostami, de la Universidad Thomas Jefferson de Filadelfia en Pensilvania, Estados Unidos.

Aunque los resultados no son definitivos (se han obtenido en experimentos con modelos animales de la enfermedad), resulta esperanzador que el ácido ursólico detenga y revierta el citado daño provocado en la esclerosis múltiple, en esos modelos animales.

Los investigadores utilizaron una forma muy purificada de ácido ursólico en ratones con esclerosis múltiple, que ya estaba provocando daños crónicos a tejidos del sistema nervioso central.

Los ratones de esta clase constituyen un modelo reconocido de esclerosis múltiple humana. La enfermedad se desarrolla lentamente a lo largo de la vida de los animales, imitando la enfermedad humana. Alrededor del día 12, el ratón comienza la fase aguda de la enfermedad, cuando aparecen signos de esclerosis múltiple, incluyendo parálisis parcial, y cuando los medicamentos hoy disponibles son más eficaces. Sin embargo, los investigadores comenzaron a tratar a los ratones en el día 60, una etapa mucho más avanzada de la enfermedad, cuando se ha formado un daño tisular crónico en el cerebro y la médula espinal, que necesita ser reparado.

Los investigadores trataron a los ratones durante 60 días y empezaron a ver una mejora en el día 20 del tratamiento. Los ratones que estaban paralizados al principio del experimento, recuperaron la capacidad de volver a caminar, aunque con debilidad, después del tratamiento.

Aunque esto no es una cura, si tiene el mismo efecto en los seres humanos que en los ratones, representará una mejora significativa en la calidad de vida de los pacientes. Y lo más importante, es una reversión, algo que hasta ahora no se había logrado con otros tratamientos en una etapa tan avanzada de la enfermedad.

Los investigadores también examinaron cómo actuaba el ácido ursólico en las células. Observaron que suprimía células Th17, un tipo de célula inmunitaria que es uno de los principales impulsores de la respuesta autoinmune patológica en la esclerosis múltiple. Muchas terapias actuales parecen basar su éxito en diezmar células Th17. Pero los autores del nuevo estudio comprobaron que el ácido ursólico además activaba células precursoras haciéndolas madurar y provocando su conversión en las tan necesitadas células productoras de revestimiento de mielina, llamadas oligodendrocitos.

Este efecto de maduración es el más crucial, tal como destacan los autores del estudio. Los oligodendrocitos productores de mielina se agotan en la esclerosis múltiple. Y las células madre que producen nuevos oligodendrocitos están inactivas y no pueden madurar. Este compuesto ayuda a activar esas células madre para que se generen a partir de ellas nuevos oligodendrocitos, y la aparición de estos es probablemente lo que causa la reversión de los síntomas observada en los experimentos.

Los siguientes pasos en esta línea de investigación incluyen el de verificar que el compuesto no provoca en humanos efectos secundarios demasiado peligrosos. Aunque el ácido ursólico está disponible en el mercado como suplemento dietético, podría resultar tóxico en dosis altas. Todavía hay que realizar varias pruebas antes de poder pasar a los primeros ensayos clínicos, pero si todo va bien, estos tardarán poco en comenzar.

 

Fuente>>  NCYT Amazings –

CategoryEsclerosis, Novedades

© 2018 - Medbiblos por Targetblank