Un nuevo estudio en base a resonancia nuclear del cerebro de miles de personas con esclerosis múltiple (EM) reveló tres nuevos subtipos de la patología, basados ​​en anomalías cerebrales detectadas por inteligencia artificial (IA). Este hallazgo puede servir para enfocar el tratamiento de manera más efectiva.

¿Qué es la esclerosis múltiple?
La esclerosis múltiple (EM) es una de las principales enfermedades desmielinizantes que afectan al sistema nervioso central.
Su causa apunta a alteraciones autoinmunes, donde una activación inmunitaria atacaría a las vainas de mielina, la sustancia lipídica encargada de cubrir y proteger los nervios del cerebro y de la médula espinal. Esto ocasiona la característica degeneración progresiva e irreversible de los axones.
Al comienzo de la enfermedad, los axones pueden promover su remielinización, pero, después, terminan degenerándose, lo que lleva a las manifestaciones clínicas de la enfermedad.
Por lo tanto, estas alteraciones interrumpen de forma crítica el flujo de información (en forma de señales eléctricas a través de los nervios) entre el cerebro y el cuerpo de forma gradual e irreversible.
La esclerosis múltiple produce sintomatología muy variada y su diagnóstico es difícil. Este se basa en una serie de criterios y en la exclusión de otras patologías posibles, donde el papel de la neuroimagen es clave. Sin embargo, su progresión es impredecible.

¿Cómo empiezan los síntomas de la esclerosis múltiple?
Las manifestaciones clínicas de la EM son muy variables, pues dependen de la zona del sistema nervioso en la que se lesionan los axones. Además, su inicio puede ser brusco o progresar lentamente.
También, puede presentarse en forma de brotes alternados de reactivación y de remisión de la enfermedad, que puede durar períodos variables y con la diversificación posterior de los síntomas.
Pero la debilidad muscular es uno de los síntomas más frecuentes. Esta suele comenzar en una de las extremidades inferiores, aunque también puede manifestarse como debilidad facial.
También, puede presentarse espasticidad (músculos tensos y rígidos) que, sumada a la debilidad muscular, ocasiona una importante alteración de la marcha. La mayoría de los pacientes experimenta fatiga incapacitante, que empeora al atardecer.
También, en la esclerosis múltiple es frecuente la alteración sensitiva en forma de hormigueo, pinchazos o disminución de las sensaciones táctiles. En otras ocasiones, los pacientes tienen sensaciones desagradables, que incluye dolor que puede afectar a cualquier zona corporal.
Debido a la inflamación del nervio óptico, puede haber una disminución de la agudeza visual con grave afectación de la visión, que usualmente afecta a un solo ojo.

Nuevas categorías de esclerosis múltiple
Actualmente, la esclerosis múltiple se clasifica en cuatro grupos, determinados por el hecho de ser recidivantes o progresivos, basados en la observación clínica y de neuroimágenes….

Continuar leyendo>>

Fuente>>

© 2018 - Medbiblos por Targetblank