El pasado mes de mayo, cuatro universidades nacionales recibieron buenas noticias, ya que sus proyectos para el cultivo, investigación y producción del cannabis sativa con fines terapéuticos o medicinales, recibieron la aprobación del Ministerio de Salud. El principal objetivo de estas iniciativas es encontrar la mejor cepa para su uso como medicamento, y asegurar esa calidad en todo el proceso, lo que implica cultivos en condiciones controladas.

Aquel visto bueno fue para las universidades de La Plata (UNLP), Tucumán (UNT), Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB), y finalmente, la Universidad Nacional de Hurlingham (UNAHUR), donde el proyecto se encuentra a cargo del investigador pilarense Paulo Maffia.

La intención de esta iniciativa es generar cremas o productos de aplicación tópica para infecciones de la piel producidas por quemaduras, diabetes o heridas ulcerosas. Y al respecto, el vecino del distrito explicó: “El cannabis sativa representa una fuente interesante de agentes antibacterianos para abordar el problema de la multi-resistencia a antibióticos de las bacterias patógenas, que representa uno de los problemas de salud pública más grande a nivel mundial y en constante crecimiento”.

Se trata de un proyecto muy particular, ya que el estudio del cannabis en el área de la microbiología es incipiente, mientras que la mayoría de las investigaciones se realizan en patologías neurológicas o neurodegenerativas.

Sin embargo, asegurando que su potencialidad es muy grande, no sólo a nivel salud sino también económico, para favorecer diferentes tratamientos que, de otra manera, pueden llegar a ser muy costosos…

Continuar leyendo>>>

Fuente>>

© 2018 - Medbiblos por Targetblank