La esclerosis múltiple puede desarrollarse en los niños, aunque la mayoría casos se presentan entre los 20 y los 50 años

Un nuevo estudio sobre Esclerosis Múltiple ha evidenciado como reducir las posibilidades de contraer la enfermedad. De esta forma se muestra que los niños, adolescentes y adultos jóvenes que pasan más tiempo al aire libre durante los meses de verano y viven en zonas que los exponen a mayores cantidades de luz ultravioleta tienen un menor riesgo de desarrollar esclerosis múltiple cuando son niños.

Así lo publican los investigadores en ‘Neurology’, la revista médica de la Academia Americana de Neurología. Aunque es poco frecuente, la esclerosis múltiple puede desarrollarse en los niños; aunque la mayoría de las personas empiezan a tener síntomas de la enfermedad entre los 20 y los 50 años.

El estudio también descubrió que aquellos que se exponían más al sol durante su primer año de vida también tenían menos probabilidades de tener esta enfermedad.

«Orientar sobre las mejores cantidades de exposición a la luz solar y sopesar los beneficios frente a los riesgos es un reto». Así lo apunta la autora del estudio, la doctora Emmanuelle Waubant, de la Universidad de California en San Francisco y miembro de la Academia Americana de Neurología.

«Descubrimos que pasar entre una y dos horas diarias al aire libre proporcionaba el mayor beneficio. Pero pasar tan sólo 30 minutos diarios al aire libre puede reducir el riesgo de EM aproximadamente a la mitad», aseguran.

Un estudio para buscar la prevención de la Esclerosis Múltiple
En el estudio no se prueba que la exposición al sol prevenga la esclerosis múltiple. En la investigación participaron 332 personas con esclerosis múltiple que habían padecido la enfermedad durante una media de siete meses.

Una persona andando para adelgazar
A estos se les emparejó con 534 personas de edad y sexo similares que no tenían esclerosis múltiple. La edad de los participantes oscilaba entre los tres y los 22 años.

La exposición al sol se midió como:

Tiempo que pasaban al aire libre.
Uso de protección solar como sombrero, ropa y protector solar.
Cantidad de exposición a la luz ultravioleta según el lugar donde vivían los participantes al nacer y en el momento del estudio.
Los niños o sus padres o tutores respondieron a un cuestionario sobre el tiempo que pasaban diariamente al aire libre a distintas edades y en el último año.

En el verano anterior al estudio, el 19% de los participantes con esclerosis múltiple dijeron que pasaban menos de 30 minutos al aire libre. Todo ello en comparación con el 6% de los que no tenían esclerosis múltiple. Y el 18% de los participantes con esclerosis múltiple pasaba de una a dos horas al aire libre, frente al 25% de los que no tenían esclerosis múltiple.

Tras ajustar la exposición al humo, el sexo y otros factores que podrían afectar al riesgo de tener esta enfermedad, los investigadores descubrieron que las personas que pasaban una media de entre 30 minutos y una hora al aire libre diariamente en el verano anterior al estudio tenían un 52% menos de posibilidades de padecer esclerosis múltiple en comparación con los que pasaban una media de menos de 30 minutos al aire libre diariamente.

Los que pasaban más tiempo al aire libre de media, entre una y dos horas, tenían un 81% menos de probabilidades de padecer esclerosis múltiple que los que pasaban una media de menos de 30 minutos diarios al aire libre.

«Es importante tener en cuenta que un exceso de exposición al sol sin protección también tiene riesgos, y nuestro estudio descubrió que pasar dos horas o más al aire libre diariamente no redujo más el riesgo de esclerosis múltiple en comparación con una o dos horas», señala Waubant.

Pasar más tiempo al aire libre durante el primer año de vida se asoció a una menor probabilidad de tener esclerosis múltiple. Los investigadores descubrieron que la ubicación también era importante.

La mayor intensidad de la luz solar en el lugar de residencia de los participantes se asoció a una menor probabilidad de tener esta enfermedad . Por ejemplo, los investigadores estiman que alguien que vive en Florida tiene un 21% menos de probabilidades de padecer esclerosis múltiple en comparación con alguien que vive en Nueva York.

Fuente>>

CategoryEsclerosis

© 2018 - Medbiblos por Targetblank