Consumo, cultivo, el neomarihuano, la nueva industria, el empleo, el rol del Estado y las empresas. Algunos de los conceptos que atraviesan la charla que tuvo El Destape con los creadores de un emprendimiento sin precedentes.

Argentina apunta a una transformación de su matriz productiva y la industria del cannabis aparece, sin dudas, en el horizonte como uno de los pilares que empuja la reconversión. Sin embargo, la aparición de una nueva cadena supone el surgimiento de profesionales a la altura de las circunstancias. Dos cultivadores, Ignacio Telias y Gabriel Méndez, formaron la primera academia cannábica de Latinoamérica para brindar conocimientos esenciales sobre el cultivo inteligente, las distintas formas de preparación y las bases para el consumo responsable y en equilibrio.

De la novedosa idea surgió un emprendimiento que no parece tener límites ante el entusiasmo de estos dos socios. La academia de instrucción cannábica ya cuenta con 200 graduados certificados, más de 20.000 seguidores en redes sociales y tres cursos que se pueden rendir tanto sincrónica como asincrónicamente. Aunque el paradigma prohibicionista sigue latente y mantiene a la planta como un tabú social, las nuevas generaciones traccionan para impulsarla, en principio, hacia un polo industrial de calidad.

“Al que le importe la plata, al que le importe la planta, al que le importe la industria, al que le importe el país, se va a meter en el cannabis”, sintetiza Ignacio, quien a sus 22 años es el artífice de la idea madre del proyecto. Hasta la irrupción del coronavirus, era un cultivador que estudiaba Economía en la UBA, pero el encierro derivó en la introspección, tal como les sucedió a muchos. Una noche de agosto de 2020 conectó sus ansias de transmitir conocimiento con algo que pueda sostenerlo económicamente. Allí surgió la idea de abrir la academia y comenzó a delinearla.

Seguir leyendo>>

Fuente>>

© 2018 - Medbiblos por Targetblank